En Proceli te enseñamos cómo hacer combinaciones de alimentos sin gluten para crear un menú celíaco muy saludable

Combinaciones de alimentos sin gluten para crear un menú celíaco muy saludable

Conseguir una dieta equilibrada, con celiaquía, tiene cierta dificultad. Pero un buen consejo es que no es necesario tomar raciones enteras en cada comida, sino que se pueden hacer porciones o raciones más pequeñas y combinar, así, los diferentes grupos de alimentos. En este post te contamos qué alimentos puedes comer y cómo puedes conformar tu menú, con un primer plato, un segundo y postres.

Primeros platos

Verde que te quiero verde. Las ensaladas: Cualquier variedad de lechuga, las hortalizas –como el tomate, la cebolla, el calabacín, o la alcachofa, entre otros– que admita preparación en ensalada, es decir, pueda comerse en crudo después de estar bien lavada y cortada. A la ensalada se le puede añadir huevo duro, atún en conserva* o salmón ahumado.

*Si se añaden conservas, en caso de duda, hay que asegurarse de que el etiquetado indique expresamente que el producto está libre de gluten.

De puchero, guisos y cuchara. Las verduras, legumbres, sopas y cremas: Las verduras, cocidas en agua limpia, no usada anteriormente para hervir o cocer alimentos con gluten. También pueden ser cocinadas al vapor. Lo mismo para las legumbres, cocidas en olla exprés o convencional. Es conveniente no añadirles chorizo, sino panceta o huesos de carne para dar más sabor.

Tanto en el caso de las cremas como de las sopas es preferible evitar los picatostes y los refritos. Se recomienda hacer las cremas caseras, a partir del triturado de las verduras cocidas. No se puede usar harina de trigo como espesante. Asegúrate de usar harina de maíz o un preparado de harina sin gluten para espesar.

Un plato único completo, los arroces: El arroz es un cereal sin gluten que representa una buena opción alimentaria para aportar hidratos de carbono al organismo. Existen muchas variedades de arroz: bomba, basmati, integral, salvaje… Sus preparaciones* son también muy diversas: al vapor, hervido, caldoso, risotto, paella, a banda, a la cubana…

Hay que asegurarse que los condimentos usados sean libres de gluten y usar como acompañamiento siempre alimentos que, de forma natural, ya son sin gluten (verduras, pescado o marisco fresco, carne y salsa de tomate natural hecha de forma casera).

No renunciar a la pasta: Aunque seas celíac@, también puedes disfrutar de la pasta. Eso sí, no puede ser de sémola de trigo ni de ningún otro cereal con gluten. Asegúrate de que está hecha con ingredientes sin gluten. Por ejemplo, puedes encontrar en el mercado pasta sin gluten hecha con harina de trigo sarraceno, o pasta de arroz, o incluso de maíz, entre otras especialidades. También puedes hacer la pasta tú en casa si tienes los instrumentos culinarios necesarios.

Para las salsas y condimentos de la pasta ten precaución con los ingredientes que usas. Si son salsas ya preparadas, asegúrate de que en el etiquetado se indica la ausencia de gluten y que el producto lleva el sello de calidad que así lo indica.

Segundos platos

Carne, pescado y huevos, alimentos libres de gluten de forma natural. Si bien es cierto que ni la carne –blanca, roja o de caza–, ni el pescado, ni los huevos contienen gluten en origen, hay que tener precaución en los condimentos o aderezos para su preparación o cocinado. Cuando se hacen a la plancha o al horno, son alimentos seguros. Asegúrate, eso sí, de que el horno y la plancha estén limpios, especialmente si han servido para cocinar en ellos un menú con gluten.

Si fríes la carne o el pescado en sartén, asegúrate de que el aceite que usas es limpio; es decir, que no lo hayas usado con anterioridad para freír alimentos que sí contienen gluten. Lo mismo si los haces hervidos; el agua debe ser limpia.

En los rebozados y empanados, asegúrate de usar pan rallado sin gluten. En este post encontrarás algunos trucos para el rebozado que te pueden ser muy útiles.

Y de postre, fruta, helados o pasteles: La fruta es la mejor opción, aporta vitaminas y minerales de forma natural y está libre de gluten. Cuando la peles, ten la certeza de usar un cuchillo limpio o que no ha sido usado para rebanar pan con gluten, por ejemplo. La fruta en almíbar también es apta (pero, como siempre, cuando consumas productos envasados, revisa el etiquetado). Los helados, si son naturales, mejor; si no, ten en cuenta el etiquetado. Pasteles, bollería y galletas también deben ir correctamente etiquetados “sin gluten”.

Proceli cuenta con una gama de productos sin gluten que pueden servir de postre, merienda o desayuno, como el bizcocho de chocolate.

Si eres de l@s que les gusta hacer pan y postres caseros, asegúrate de usar ingredientes sin gluten y de tomar precauciones para evitar la contaminación cruzada.

En esta guía de Alimentación para Personas Celíacas, que cuenta con el respaldo de la EZE (Asociación Celíacos de Euskadi), encontrarás mucha información útil para seguir una dieta sin gluten completa y equilibrada si eres celíac@.

Y, para cuando te quedes sin ideas, en nuestra web dispones de muchas propuestas de menús semanales y de algunas recetas sin gluten que te pueden sacar de un apuro. ¡Que aproveche! 🙂
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *