Mantenimiento y limpieza de los utensilios para celíacos

Mantenimiento y limpieza de los utensilios en la cocina celíaca

Si hace poco te han diagnosticado celiaquía, a ti o alguien de tu familia, quizás tenéis que actualizar algunos utensilios y espacios de la cocina. En este post te contamos algunos consejos y recomendaciones sobre el uso, mantenimiento y limpieza de los utensilios y área de cocina cuando hay un celíaco en casa.

Empecemos por el espacio de trabajo.

¿De qué material tiene que ser la encimera y la superficie de trabajo? En una cocina donde se tengan que preparar dietas sin gluten y dietas con gluten, porque en casa hay personas celíacas y otras que no lo son, la madera no debería ser la superficie de contacto con los alimentos. La madera es un material muy poroso, por lo que si se ha usado algún alimento con gluten, el riesgo de contaminación cruzada es elevado. Por eso, una encimera de mármol y una superficie de trabajo de plástico, silicona o acero inoxidable son las adecuadas.

Trapos y delantales.

Si tienes que cocinar platos con gluten y platos sin gluten para un mismo servicio, es recomendable que elabores los alimentos libres de gluten al iniciar la producción, así evitarás que la ropa, los delantales, los trapos y los utensilios utilizados tengan riesgo de contaminación.

Igualmente, tener las manos bien limpias es esencial. Por eso, lávatelas bien antes de empezar a cocinar, pero también cuando vayas a usar distintos alimentos, algunos de los cuales puedan tener gluten de forma natural. Secarse las manos con un trapo que haya estado en contacto con harinas o alimentos con gluten hace que tus manos queden en contacto con el gluten y puedan contaminar los alimentos.

Utensilios de cocina específicos.

En realidad, no hay utensilios que sean específicos de la cocina celíaca, aunque sí es conveniente y recomendable que algunos utensilios estén duplicados si la cocina es mixta (con y sin gluten).

  • Además de una tabla de trabajo, conviene tener un juego de sartén, olla o cazo y una plancha sólo para cocinar sin gluten. En el caso de las ollas o cazos, lo importante es que el agua usada esté limpia y libre de gluten, por lo que si has hervido pasta o cualquier alimento que pueda tener gluten, asegúrate que está limpia, o usa una olla o cazo nuevo para cocinar sin gluten.
  • En cuanto a utensilios pequeños como: espumaderas, cuchillos de cortar el pan, espátulas, o cubiertos, lo ideal es disponer de un kit de utensilios específicos para cocinar sin gluten. En este caso, una buena forma de diferenciarlos es que fueran de un color diferente al resto de los materiales de cocina.
  • La batidora o mezcladora también debe estar bien limpia y debes asegurarte de lavar bien las palas y secarlas con un trapo limpio y seco.
  • La tostadora merece mención aparte. Se trata de un pequeño electrodoméstico muy común en todos los hogares. ¿A quién no le ha apetecido alguna vez unas rebanadas de pan tostado para desayunar? Sin embargo, hay que tener en cuenta que en la tostadora se quedan, inevitablemente, muchas migas. Por eso es altamente recomendable destinar una tostadora para el pan sin gluten distinta a la usada para el pan de cualquier otra especialidad con gluten. Recuerda que algunos panes están hechos con cereales con gluten y otros con cereales sin gluten. Además existen algunas soluciones para evitar el riesgo de contaminación cruzada, como es el caso de sobres de papel especial para la tostadora, en los que se pueden introducir las rebanadas de pan para evitar que éstas contacten con el interior de la tostadora o las migas presentes en ella.
  • También, fundas de silicona con cierre para aislar los alimentos en la nevera.
  • En relación al horno, probablemente tengas que usar el mismo para la cocina sin gluten y la cocina con gluten. En ese caso, asegúrate de haberlo limpiado bien antes de cocinar en él alimentos sin gluten y usa las bandejas de la parte superior para los platos sin gluten.
  • Para los que gustan hacer recetas caseras, otro utensilio que requiere un uso exclusivo para la cocina sin gluten es el tamizador. Espolvorear harina es algo muy habitual y si el tamizador ha estado en contacto con harina de trigo, por ejemplo, o con harina de algún otro cereal con gluten, es muy difícil eliminar partículas de gluten, por muy bien que se limpie el tamizador.

Ya hemos dicho que la madera es un material no recomendado en las cocinas mixtas. En su lugar, la silicona o el acero inoxidable son opciones válidas, ya que permiten una buena limpieza y la eliminación de posibles restos de gluten procedente de alimentos usados en la elaboración de alimentos y menús para no celíacos.

Dónde guardar los utensilios.

Es importante que el material que se usa específicamente para la cocina celíaca tenga su propio espacio.

La organización en la cocina celíaca es muy importante. Separa los utensilios, alimentos y cajas de almacenaje de productos en armarios específicos. Es preferible destinar los armarios elevados a los productos sin gluten y los armarios o estantes inferiores a los alimentos y productos con gluten.

Sigue estos consejos y utiliza el sentido común. Si tienes algún consejo o recomendación más, te invitamos a compartirlo con nosotros a través de nuestra fanpage de Facebook y nuestro perfil de Twitter.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *